Cambiar tu realidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otra forma de cambiar su estado sobre lo que ha ocurrido, es escribir el pensamiento para verlo en el papel y seguir el siguiente planteamiento de Byron Katie:

 

A continuación, encontrará un ejemplo de una Hoja de Trabajo Juzga-a-tu prójimo ya completada. He escrito sobre, Pablo, en este ejemplo. Estos son los tipos de pensamientos que solía tener sobre él antes de que su vida cambiase. A medida que lea, está invitado a reemplazar el nombre de Pablo con el de alguien similar en su propia vida.

 

1. En esta situación, momento y lugar, ¿quién se enfada, confunde o decepciona, y por qué? Estoy enfadado con Pablo porque no me hace caso respecto a su salud.

2. En esta situación ¿cómo quiere que esta persona cambie? ¿Qué quiere que haga?

Quiero que Pablo comprenda que está equivocado. Quiero que deje de mentirme. Quiero que entienda que se está matando.

 

3. En esta situación ¿qué consejo le daría a esta persona?

Pablo debería respirar hondo y calmarse. Tendría que ver que su comportamiento me asusta y saber que no vale la pena tener la razón si el precio es otro infarto.

 

4. Para qué ser feliz en esta situación, ¿qué necesita pensar, decir, sentir o hacer?

Necesito que Pablo me escuche cuando le hablo, que se cuide y que admita que tengo razón.

 

5. En esta situación ¿Qué piensa de esta persona?

Haga una lista. Pablo es injusto, arrogante, escandaloso, deshonesto, inconsciente y se pasó de la raya. 

 

6. ¿Qué hay en esta situación que no quiere volver a experimentar nunca más? Pues quiero que Pablo me mienta de nuevo y verle arruinando su salud.

 

Sugerencias:

 Afirmación 1: Asegúrese de identificar lo que más le perturba de la persona acerca de quién escribe en esa situación. Mientras completa las afirmaciones 2 al 6, imagínese en la situación que ha descrito en la afirmación 1.

Afirmación 2: Haga una lista de lo que quería que hicieran en esa situación, sin importar cuán ridículo o infantil fueron sus deseos.

Afirmación 3: Asegúrese de que su consejo es específico, práctico y detallado. Articula claramente, paso a paso, cómo la otra persona debe llevar a cabo su consejo; dígale exactamente lo que piensa que ellos deben hacer. Si siguieran su consejo, ¿realmente resolvería el problema que especificó en la afirmación 1? Asegúrese que su consejo sea relevante y que esta persona lo pueda llevar a cabo (siendo como le ha descrito en la afirmación 5).

Afirmación 4: ¿se quedó en la situación descrita en afirmación 1? Si le satisfaciera sus necesidades, ¿le llevaría a ser verdaderamente “feliz” o simplemente eliminaría el dolor? Asegúrese que las necesidades que ha apuntado sean específicas, prácticas y detalladas. La indagación: Las cuatro preguntas y las inversiones 1. ¿Es verdad? (Sí o no. Si es no, continúa con la pregunta 3.) 2. ¿Puede saber qué es verdad con absoluta certeza? (Sí o no.) 3. ¿Cómo reacciona, qué sucede, cuando cree en ese pensamiento? 4. ¿Quién sería sin el pensamiento? Invierte el pensamiento; luego encuentre tres ejemplos específicos y genuinos que demuestran cómo esta inversión es verdad para usted en esta situación. Ahora, utilizando las cuatro preguntas, investiguemos la primera afirmación de la Hoja de Trabajo: Pablo no me escucha respecto a su salud. A medida que lea, piense en alguien a quien todavía no haya perdonado del todo, alguien que simplemente no le hacía caso.

1. ¿Es verdad? Mientras vuelva a contemplar la situación pregúntese: “¿Es verdad que Pablo no me escucha respecto a su salud?”. Si realmente quiere saber la verdad, saldrá un sí o un no honesto al encuentro de la pregunta mientras revive la situación proyectada por su mente. Permita que la mente haga la pregunta y espere que la respuesta emerja. (La respuesta a preguntas uno y dos tiene sólo una sílaba; es o sí o no. Y observe si experimenta alguna resistencia mientras responde. Si su respuesta incluye “porque…” o “pero…”, entonces no es la respuesta de una sola sílaba que busca, y ya no está haciendo El Trabajo.  Está buscando la libertad fuera de sí mismo. Yo le estoy invitando a un nuevo paradigma que está vivo, aquí mismo y ahora.

2. ¿Puede saber que es verdad con absoluta certeza? Considere las siguientes preguntas: “¿En esa situación, tengo la absoluta certeza de que es verdad que Pablo no me escucha respecto a su salud? ¿Puedo saber realmente si una persona está escuchando o no? ¿Acaso en ocasiones, aunque parezca que no estoy escuchando, sí lo estoy haciendo?”.

3. ¿Cómo reacciona, ¿qué sucede, cuando cree en ese pensamiento? ¿Cómo reacciona emocionalmente cuando cree que Pablo no le escucha respecto a su salud? ¿Cómo lo trata? Observe. Por ejemplo: “Me siento frustrada y me da náuseas, lo miro mal. Lo interrumpo. Lo castigo, lo ignoro, me enfado. Empiezo a hablar más rápidamente y más fuerte, le miento, le amenazo”. Continúa haciendo su lista mientras contempla la situación y permite que las imágenes en la proyección de su mente le muestren cómo reacciona cuando cree ese pensamiento. ¿Ese pensamiento trae paz o estrés a su vida? ¿Qué imágenes ve del pasado o del futuro, y qué sensaciones físicas emergen a medida que observa esas imágenes? Dese permiso de experimentarlas ahora. ¿Hay alguna obsesión o adicción que se desencadena cuando cree ese pensamiento? (¿Busca alivio con cualquiera de las siguientes adicciones: ¿alcohol, drogas, tarjetas de crédito, comida, sexo, televisión, etc.?)

También observa cómo se trata a sí mismo en esa situación y cómo se siente eso. “Me encierro en mí misma. Me aíslo, me siento enferma, me siento enfadada, como de forma compulsiva, y durante días miro la televisión sin realmente ver nada. Me siento deprimida, separada, resentida y sola.” Dese cuenta de todos los efectos que provoca creerse el pensamiento: Pablo no me escucha respecto a su salud.

4. ¿Quién sería sin el pensamiento? Ahora considere quien sería, en la misma situación, sin el pensamiento: Pablo no me escucha respecto a su salud. ¿Quién (o cómo) sería si no se creyera ese pensamiento? Cierre los ojos e imagine a Pablo aparentemente no escuchándole. Imagínese a si mismo sin el pensamiento de que Pablo no le escucha (o siquiera que debería escucharle). Tómese el tiempo que necesite. Observe lo que se le revela. ¿Qué es lo que ve ahora? Observe la diferencia. Invierta el pensamiento. La afirmación original: Pablo no me escucha respecto a su salud, al invertirse, se convierte en: “Yo no me escucho a mí misma respecto a mi salud”. ¿Es esta inversión tan o más verdad? Ahora identifique ejemplos de cómo no se escucha respecto a su salud en esa misma situación con Pablo. Encuentre al menos tres ejemplos específicos y genuinos de cómo esta inversión es verdad. Para mí, un ejemplo es que en esa situación yo estaba emocionalmente fuera de control y mi corazón estaba a mil por hora. Otra inversión es: “No escucho a Pablo respecto a su salud”. Encuentre por lo menos tres ejemplos de cómo, según su perspectiva, no escuchaba a Pablo respecto a su salud en esa situación. ¿Está escuchando a Pablo cuando está pensando que él no le escucha? Una tercera inversión es: “Pablo sí me escucha respecto a su salud”. Por ejemplo, apagó el cigarro que estaba fumando. Quizá prenda otro dentro de cinco minutos, pero en esa situación, aún mientras él me decía que no le interesaba su salud, aparentemente me estaba escuchando.

Para este y para cada inversión que descubra, siempre encuentre tres ejemplos específicos y genuinos de como esa inversión es verdad para usted en esa situación. En una indagación típica, tras haber reflexionado sobre estas inversiones, continuaría con la siguiente afirmación en la Hoja de Trabajo —en este caso, Quiero que Pablo comprenda que está equivocado— y luego haría lo mismo con todas las demás afirmaciones en la Hoja de Trabajo.

Su turno: La Hoja de Trabajo Ahora sabe lo suficiente como para experimentar El Trabajo. Primero, relájese, cierre los ojos y espere hasta que una situación estresante le venga en mente. Llene la Hoja de Trabajo Juzga-a-tu-prójimo mientras identifica los pensamientos y sentimientos que experimentaba en la situación que ha escogido. Use oraciones breves y sencillas. Acuérdese de dirigir el juicio o la acusación hacia el otro. Puede escribir desde el punto de vista que tenía a los cinco años o desde cualquier momento o situación en tu vida. Por favor, no escriba sobre sí mismo todavía.

1. En esta situación, momento y lugar ¿quién se enfada, confunde o decepciona, y por qué? No me gusta (estoy enfadado con, o entristecido, asustado, confundido, etc., por) (nombre) porque_____________________________________________________ .

 2. En esta situación ¿cómo quiere que esta persona cambie? ¿Qué quiere que haga? Quiero que (nombre) ________________________________________________ .

3. En esta situación ¿qué consejo le daría a esta persona? (Nombre) debería / no debería________________________________________ .

4. Para ser feliz en esta situación, ¿qué necesita que esta persona piense, diga, sienta o haga? Necesito que (nombre) _______________________________________________ .

5. En esta situación ¿Qué piensa de esta persona? Haga una lista. (Nombre) ________________________________________________________ .

6. ¿Qué hay en o acerca de esta situación que no quiere volver a experimentar nunca más? No quiero nunca más ________________________________________________ .

 

Su turno: La indagación, una a una, someta cada afirmación de la Hoja de Trabajo Juzga-a-tu-prójimo a las cuatro preguntas. Luego, invierta la afirmación que está trabajando y encuentre por lo menos tres ejemplos específicos y genuinos de cómo cada inversión puede ser tan o más cierta que la afirmación original. (Puede consultar el ejemplo en la sección titulada “Cómo rellenar una Hoja de Trabajo”. También puede encontrar ayuda en thework.com/espanol o con The Work App, que incluye un tutorial con Byron Katie.)

 

Quiero dar las gracias a Byron Katie por este escrito y su trabajo fantástico en el mundo!

 

Espero que les haya gustado, es mi reparto de la riqueza... 

 

Le deseo una feliz vida!

 

Wil Visser, formador de empresarios

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0